Los 10 discos del 2014

Y así es como se va terminando este año del orto y así es como lidio con él haciendo lo que es una sana costumbre para mí, la de comentarles cuáles fueron, a criterio de la logia secreta farmacocrática del nuevo milenio, los 10 discos que estaría bueno tenerlos en cuenta.

Como siempre ocurre en estos casos, se trata de un listado 100% subjetivo. Y que conste: no son los diez “mejores” del año (ni que fuéramos Pitchfork, tarado), sino que son los discos que salieron este año que más se escucharon en los Laboratorios Farmacocráticos de los Hermanos Hagapito. Es decir que el ránking está ordenado de acuerdo a la cantidad de plays que se le dieron y no (tanto) de acuerdo a su probable calidad. O dicho de otro modo, ¿qué mejor define a un disco sino las ganas de escucharlo cuantas veces sea necesario?

Ahi vamos entonces. Y los ganadores sooooon:

10- THURSTON MOORE – The Best Day

10

– Tagline: Gracias, Thurston. GRACIAS.

Un disco para escuchar mientras te remojás las patas luego de una larga caminata. Acá el músculo de Sonic Youth se deshace de Chelsea Light Moving pero más que nada para tomar los puntos fuertes de su anterior proyecto y tirar a la mierda lo que de alguna u otra manera le molestaba. Vuelve a ponerle su nombre a estas 8 canciones en donde explora (y explota) todo, su faz experimental, su faz machacosa, el costado consagrado Sonic-youthesco, la aparente simpleza de sus acordes, sus regodeos poéticos y un claro sentimiento de que puede hacer lo que se le cante el choto que va a sonar de perlas. Acá lo acompaña Steve Shelley en la batería (su amigote en Sonic Youth) y Debbie Googe, la otrora bajista en My Bloody Valentine. Y listo, ya está, tres personas sonando con toda en 50 minutos de hermosura total. ¿Qué más te hace falta?

– Una canción: The best day (quería poner Grace Lake pero Youtube no me deja).

– El disco: en descarga directa.

9- THE FLAMING LIPS – With A Little Help From My Fwends

09

– Tagline: El mejor disco de covers de The Beatles que ha existido, existe y existirá por siempre.

En serio, el tagline no es joda. Estoy aburrido y cansado no solo de los Beatles en sí, sino del acercamiento temeroso y lambiscón que toda banda del universo ha hecho con sus canciones. Claro, hay excepciones acá y allá, pero siempre el resultado fue el mismo. Basta. Basta del homenaje, de la pleitesía, de estar reafirmando permanentemente que los Beatles fueron 4 dioses encarnados.

Tenía que venir el amigo Wayne Coyne y sus secuaces espaciales para agarrar todos los discos de los Beatles (en particular el Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band) e invitar a gente tan disímil como J Mascis, My morning Jacket, Black Pus, Moby, Puscifer, Foxygen o Miley Cyrus (!) entre muchísimos otros para hacer una oda ruidista, lisérgica y completamente surreal que puede que sea el motivo para despreciar para siempre a The flaming lips por semejante latrocinio, pero que para ellos es otro escalón más de ese vortex multidimensional en el que se hallan desde el Embryonic y del cual parece no tener fondo.

– Una canción: Lucy in the sky with diamonds.

– El disco: en torrent o en descarga directa.

8- KAIRON; IRSE! – Ujubasajuba

08

– Tagline: Hola, sí, qué tal, somos una banda y hacemos un género nuevo: el progressive Shoegaze-core. ¡Fumala!

Así es. Como si los My Bloody Valentine se hubieran juntado con Mastodon, como si los Tool intercambiaran camisetas con los Ride. Convengamos: si había algo que le faltaba al shoegaze era un poco de mala baba metalera. Y si había algo que nunca entendí por qué las bandas de metal no aplicaban eran los colchones de ruido del shoegaze (con permiso del drone, claro está). Y bueno, acá está el resultado: unos muchachos finlandeses que con solo 6 canciones no solo pueden mixturar dos universos tan distintos sino que lo pueden hacer endiabladamente bien.

En suma, el resultado a simple vista puede sonar tirado de los pelos, pero es un disco que va sumando capas a medida que lo vas escuchando. Una verdadera sorpresa, más teniendo en cuenta que es un proyecto autoeditado y subido a ese mar de caos total llamado Bandcamp (donde te lo podés bajar incluso a cero peso).

– Una canción: Valorians.

– El disco: en su sitio de Bandcamp.

7- SWANS – To be kind

07

– Tagline: Nunca ser amable fue tan oscuro.

Ya estuve hablando de este disco anteriormente y lo hice mientras lo escuchaba por primera vez, cosa que no sé si conviene hacerlo. Habiendo pasado un tiempo y chotocientas escuchas el sentimiento no solo es el mismo sino que se ve potenciado por el hecho de que el disco es inconmensurable. Es ni más ni menos que el equivalente a un agujero negro, a una estrella que murió y empezó a tragarse a sí misma generando un lugar oscurísimo en el universo y del cual nunca se puede saber a dónde vas a ir a parar si lo atravesás.

Michael Gira, el gestor total, la causa y la solución de todos el problema llamado Swans, esta vez propone una abigarrada obra de más de 2 horas que supera el delirio frenético de The Seer pero de manera transversal: en vez de ser una continuación directa de lo que exploró en su disco anterior, es deconstruir el reverso, el lado oscuro de la oscuridad.

– Una canción: Oxygen.

– El disco: en torrent o en descarga directa.

6- WAND – Ganglion Reef

06

– Tagline: Deerhunter, qué bien que le hiciste al mundo.

Tuve la primer referencia de esta banda al enterarme que son los teloneros de Ty Segall, así que me dije “¡los amigos de mi amigo Ty necesariamente tienen que ser mis amigos!” y luego de una rápida búsqueda encontré su primer disco, una de las pruebas de que el nuevo garage-rock está atravesando una hermosa etapa.

Así pues, ¿de qué va Wand? Bueno, para empezar toneladas de Fuzz proto-psicodélico a lo que hay que sumarle rock espacial, voces a lo Bradford Cox revoloteando en estructuras pop (del viejo pop) compuestas, a su vez, con toneladas de teclados y bajos saturados. Los Wand pueden ponerse épicos cuando se les canta, pueden hacerte visitar el campo y sus fogones así como pueden enfurecerse y bajar cinco decibeles al segundo siguiente en canciones que remiten al viejo y querido Loud-quiet-loud de los Pixies. Estamos hablando de uno de los discos más bonitos de este listado, en el sentido estricto del adjetivo. Y sí, no solo de destrucción e infierno vive el hombre.

– Una canción: Fire on the mountain.

– El disco: en descarga directa.

5- THE WYTCHES – Annabel Dream Reader

05

– Tagline: Ningún cadáver de Kurt Cobain fue dañado durante la producción de este disco (todo lo contrario).

Apenas se escuchan los primeros acordes de la canción Digsaw se puede llegar a opinar “epa, cómo se nota que a estos amigos les gustó mucho Very Ape y la verdad es que no se estaría tan errado. The Wytches rezuman Nirvana en cada poro y no lo ocultan, pero quedarían como unos meros peleles si a esta referencia nirvanesca no le añadieran desquiciadas capas de surf rock bien beodo, coqueteos de intenso sludge para la familia de hoy, un alto grado de locura desatada y furia truculenta de las que hacía tiempo no se escuchaba. The Wytches se están divirtiendo y no temen caer en el ridículo hasta que su dignidad colapse (como bien dice el estribillo de Wire Frame Mattress). Sin embargo te puede quedar la sensación de que la banda es medio un grupo de gallinas degolladas hasta que finalmente se escuchan esas bellezas en forma de canciones llamadas Weights and ties y Summer again, dos baladas bien pegajosas que salen desde el fondo de las tripas de cada uno de los integrantes y que las tocan como si solo quedara un minuto antes que un meteorito del tamaño de Marte destroce el planeta para siempre.

Y qué quieren que les diga, amigos, con todo lo que les conté ya tenemos la excusa más que suficiente para prestarle atención a lo que hagan The Wytches de ahora en más.

– Una canción: Gravedweller.

– El disco: en torrent o en descarga directa.

4- WOVENHAND – Refractory Obdurate

04

– Tagline: …And Hell followed with him.

Hemos hablado casi de pasada de este disco cuando apareció y básicamente sigo pensando lo mismo: David Eugene Edwards (de ahora en más DEE) pateó ese tablero de sórdida tranquilidad llamado Wovenhand y desde The Laughing Stalk viene proponiendo nervio, fibra y vitamina distorsionada. En Refractory Obdurate logra un destilado bastante interesante que lo hace coquetear incluso con el hardcore, cosa que sumergió a sus fanáticos de siempre en la duda de qué carajo le está pasando a DEE por la cabeza.

Y en realidad no le está pasando nada, ¿por qué siempre pretendemos que una banda o un autor haga siempre lo mismo? ¿Por qué siempre tendemos al desprecio automático ante el (supuesto) cambio de registro? Es de celebrar que DEE tantee otras áreas. Y que lo haga tan bien como lo hace en Refractory Obdurate solo me hace pensar que nuestro Predicador no tiene techo a la hora de ponerse a tocar acerca de la búsqueda de algo en qué creer.

– Una canción: The refractory.

– El disco: en torrent o en descarga directa.

3- LE BUTCHERETTES – Cry is for the Flies

03

– Tagline: La banda de chicas del año. Oh, si.

Con el perdón de Savages, claro. Y si bien su último disco, Words To the Blind, no entró en el listado (por ser nuevito, más que nada), te enterás de que existen estas niñas provenientes de Guadalajara y que están apadrinadas por Omar Rodríguez-Lopez y automáticamente te dan ganas de ver qué pasta tienen en su interior. Y vaya que tienen con qué. Cry is for the flies es tremendo, viene del fondo de los ovarios de estas mujeres que remiten de a ratos a Nina Hagen y por qué no tienen ratitos de Sparks pero con mucha mala leche y actitud punkota.

Más allá de las referencias y las comparaciones, estas mujeres suenan como ellas solas: rabiosas, descajetadas, vomitando ironías y sarcasmos como si escupieran fuego en un freakshow. Sus canciones son hermosos hachazos de garage-punk que configuran un discazo como la copa de un pino.

– Una canción: The gold chair ate the fireman.

– El disco: en torrent o en descarga directa.

2- TY SEGALL – Manipulator

02

– Tagline: La Biblia de la Iglesia Apostólica del Ty de los últimos días.

En la próxima edición de la revista Border (de la cual participo como corresponsal de este blog) van a poder ver por qué hay que tener a Ty Segall en nuestras vidas. Por el momento diremos que el rubiecito californiano ha atravesado un largo camingo en muy poco tiempo, situándose como el más claro referente de lo que deberíamos entender como rock en general, ya que caratular o etiquetar su producción dentro de los parámetros del garage-rock equivale básicamente, a estas alturas, a quedarte corto.

Y así es que Manipulator es algo así como el manual para entender a Ty Segall y el resultado es una defragmentación de toda su obra trasvasada en nada más ni nada menos que en 17 canciones y si bien esa cantidad puede sonar excesiva, estamos hablando de un disco que se pasa volando y que contiene grandes, grandísimas, gigantescas canciones.

– Una canción: Feel, totalmente. Aunque ya que estamos démosle masa a The faker, por qué no.

– El disco: en descarga directa.

1- ANTEMASQUE – Antemasque

01

– Tagline: Mira, Bart, volvieron The Mars Volta… ¡y en forma de fichas!

El disco más requetemil dado vuelta en este lugar, el que más veces fue escuchado (incluso hasta 4 veces en un mismo día) fue el regreso en versión rockerita de los chicanos más locos del mundo. Cuando Omar Rodríguez-Lopez y Cedric Bixler Zabala le dijeron chau con la manito a The Mars Volta, más de uno se quiso reventar los huevos con un tenedor. Yo incluido. Créanme, para mi The Mars Volta definió para siempre una forma de hacer música, y esa sensación no fue para nada cubierta con los proyectos que fueron desarrollando cada uno por su lado de manera posterior (aunque a Bosnian Rainbows hay que reivindicarlo… no tanto tampoco, pero bueno, se valora el esfuerzo).

Y de golpe y porrazo ¡PLUM! aparecen estas 10 canciones que me dejaron con el culo en la frente. Entendamos: es muy probable que The Mars Volta no vuelvan. De todas maneras, buscándole el pelo al huevo, Antemasque no está muy alejado de su anterior engendro ya que, lógicamente, son los mismos responsables y en este disco hay huellas por todos lados de sus anteriores saqueos. Quiero decir, acá se nota que se juntaron para hinchar las bolas en el estudio de Flea (quien los acompaña en el bajo en la mayoría de las canciones) pero a sabiendas que también podían experimentar dentro de un formato más liviano, como son las canciones cortas (la única que llega a una duración más o menos larga es Providence, pero tampoco llega a los 5 minutos) y con estructuras clásicas de estrofa y estribillo. Y mierda que te demuestran que sí se puede ser original dentro de la simpleza.

Claro, puede pensarse entonces que Antemasque es un regreso a sus orígenes, a At the drive-in. Y tampoco, aunque hay explosiones originarias dentro de la contención estructural de las canciones que remiten directamente a ese gran eslabón perdido llamado Relationship of Command. Pero acá más que nada prima la sensación de que están buscando una tercera vía y para mí lo logran bastante, particularmente porque no quieren ir más allá de la pretensión de divertirse (ni falta que les hace buscar otra cosa, claro).

En esencia estamos hablando de 34 minutitos de locura autocontrolada adrede que se pasan volando, con canciones coreables que vienen una atrás de otra como puñalada de anfetoso y con la buena noticia de que Omar y Cedric se hicieron amiguitos de vuelta, lo que puede significar de ahora en más, la más rotunda de las incertidumbres con respecto al futuro. Y eso está genial.

– Una canción: TODAS. Sí, en serio, no puedo elegir una, así que dale play al iutúb o bajate el disco y entrale como chancho a la batata.

– El disco: en torrent o en descarga directa.

CINCO DISCOS A TENER EN CUENTA (y que lamentablemente se quedaron afuera, por H o por B)

– HAVE A NICE LIFE: The unnatural world: ¿post-punk atmosférico mechado con pesimismo gótico? ¡Deme dos!
– KING TUFF – Black Moon Spell: otra prueba de que el garage-rock sonó fuerte este año, esta vez tironeando un poco más del glam que de la distorsión.
– ROME – Passage to Rhodesia: Neo-folk con tintes políticos de la mano de uno de los mejores compositores que existen.
– ROYAL BLOOD – Ídem: ya hablamos de ellos aquí.
– THE DECEMBERISTS – What a Terrible World, What a Beautiful World: No entró básicamente porque se filtró hace poquito y está catalogado para que salga en enero, pero si no fuera por este tecnicismo tendríamos que recomendarlo hasta que se le vean los huesitos a nuestros dedos de tanto escribir.

Anuncios