THE FAKER: Algunas anotaciones acerca de Ty Segall

10858498_684980528287051_4295754740543564322_n

Mi nueva contribución al proyecto Border ya está lista para ser leída en el flamante lanzamiento del tercer número de esta publicación que combina periodismo y cultura general de una manera envidiable.

En esta oportunidad trato de dar un básico pantallazo al mundo de Ty Segall, cuyo disco Manipulator, como bien saben, quedó segundo dentro del listado de 10 discos de Farmacocracia.

En fin, no más preguntas, señor juez. Pasemos al estofado. Pueden leer la revista entera acá abajo (y si tenés problemas para verla desde este post, entonces accedé a este link).

Los 10 discos del 2014

Y así es como se va terminando este año del orto y así es como lidio con él haciendo lo que es una sana costumbre para mí, la de comentarles cuáles fueron, a criterio de la logia secreta farmacocrática del nuevo milenio, los 10 discos que estaría bueno tenerlos en cuenta.

Como siempre ocurre en estos casos, se trata de un listado 100% subjetivo. Y que conste: no son los diez “mejores” del año (ni que fuéramos Pitchfork, tarado), sino que son los discos que salieron este año que más se escucharon en los Laboratorios Farmacocráticos de los Hermanos Hagapito. Es decir que el ránking está ordenado de acuerdo a la cantidad de plays que se le dieron y no (tanto) de acuerdo a su probable calidad. O dicho de otro modo, ¿qué mejor define a un disco sino las ganas de escucharlo cuantas veces sea necesario?

Ahi vamos entonces. Y los ganadores sooooon:

Sigue leyendo

Series británicas al borde

10625035_644293045689133_8189868462282248655_n

Este modesto blog abre una especie de sucursal en Border, la estimable publicación digital cordobesa cuyo segundo número recién acaba de estrenarse.

En esta oportunidad le doy un pantallazo (cuak) a las muy recomendables series británicas que anduvieron pululando en estos últimos 5 o 6 años y comento un poco cuáles son las diferencias básicas entre el Reino Unido y Estados Unidos en lo que a producción audiovisual serializada se refiere.

Pueden leer la revista entera acá abajo (y si tenés problemas para verla desde este post, entonces accedé a este link).

LOST: Diez años después

Lost_main_title.svg

Esto de ser adicto es una cosa seria. Una vez que consumiste tu dosis de lo que sea, el tiempo es eso que pasa entre que el efecto se desvanece y comienza la abstinencia que solo puede ser calmada con una nueva dosis. Y así hasta que el cuerpo se marchita, se enferma y se degenera… o hasta que la droga deja de tener efecto. Y entonces buscamos algo más fuerte o directamente nos desintoxicamos.

Es sabido por muchas fuentes que, por más que pasen los años, muchos adictos pueden recordar el primer chute de todos con total claridad. Es como el primer beso o es como desvirgarse: hay un umbral que debe pasarse, hay algo que debe romperse para que entre una nueva sensación, es la incomodidad de lo nuevo y el paso a un nuevo escalafón cognitivo. Irreconocible por el momento, pero completamente placentero y estimulante.

Los adictos a las series sabemos muy bien de esto. Y por más que la tan famosa Era dorada de las series pueda haber comenzado su línea histórica con la transmisión de The Sopranos, no fue hasta el comienzo de Lost en que muchos comprendimos que la edad dorada no inició una revolución audiovisual propiamente dicha sino una revisión del concepto de adicción.

Sigue leyendo

COMICÓPOLIS 2014: El gran tiburón blanco (parte 1)

home

Y allá vamos, a una nueva experiencia psicopatológica total. Comicópolis, el segundo festival internacional de historietas, pinta como el único evento capaz de mirar a los ojos al Crack Bang Boom rosarino. Y lo hace con el ministerio de cultura detrás y con una amplia gama de cosas para ver, comprar, recorrer… realmente un signo de que las cosas desde los organismos gubernamentales están siendo revisadas. ¿Para bien, para mal? El tiempo decidirá eso.

Más allá del evento en sí, el cual voy anticipando que estuvo muy bien, mi intención es perderme por el laberinto que es ir a una convención ubicada en (el Gran) Buenos Aires, con todo lo que eso conlleva. Siempre digo lo mismo: Capital Federal y alrededores tiene el mismo efecto en mí que Homero Simpson cuando va a Nueva York. Pero claro, este efecto negativo siempre está contrarrestado por el hecho de encontrarme con mis amigos y pasar el tiempo encerrado con ellos (entre el maremoto de gente asistente) y vivir lo que realmente vale la pena: eso que ocurre entre que se cierran las puertas del espacio donde se hace la convención y el día siguiente.

Basta de preámbulos y vayamos ya al meollo de la cuestión.

Sigue leyendo

COMPRIMIDOS SEPTIEMBRE 2014

En la dicha de compartir se halla la bondad, decía un mamado mientras meaba a un cura. Acá van algunas cosillas para ver, escuchar y leer con total tranquilidad.

*
Un disco: Los Royal Blood son algo así como el nuevo dúo guitarra-batería, dentro de un nuevo mundo compuesto por incontables dúos guitarra-batería. Es decir, con todo lo bueno y lo malo que este nuevo mundo nos ofrece, el primer disco de estos muchachos se levanta como un pequeñísimo gran disco que no quiere ni intenta ser el disco que rompa en tres pedazos esta década. Ni falta que le hace: diez canciones que apenas superan la media hora, estructuras machacosas y los fantasmas de White Stripes y The Black Keys siempre revoloteando. Palazo y a la bolsa y la patita moviéndose desde el minuto uno. ¿Qué más querés?

RB_AlbumBW_600

Lo podés bajar acá, aunque no me culpes si los links se mueren. Siempre quedan los torrents, bitch.

*
Una serie: Arrancó The Knick y lo hizo con toda. Los tres episodios que vi de momento se pueden sintetizar con los siguientes datos: obsesivo retrato documental cuasiantropológico de lo que era el Hospital Knickerbocker de Nueva York a principios de siglo + Steven Sodebergh filmando cada uno de los episodios + Clive Owen protagonizando al Dr. John Thackery, algo así como el médico hecho mierda definitivo, capaz de dejar al Dr. House como un nene de pecho + música electrónica como banda de sonido (d’enserio, la mezcla es genial) + Cinemax (el hijo bobo de HBO) transmitiéndola, por lo que las dosis de tetas, puteadas y gore (mucho gore) están aseguradas.

theknick

*
Una película (o dos): me puse al día con esa ñoñada efervescente llamada Amazing Spider-man. Sí, ya sé, ya sé, una pérdida de tiempo. Las dos películas son medio bofe y cansan bastante con las mismas estupideces de siempre, pero qué quieren que les diga, Andrew Garfield es un gran Peter Parker (me queda la especulación de pensar qué hubiera pasado si hubiese nacido al menos un par de años antes y hubiera estado en la trilogía de Reimi) y hay que destacar que merece algo de redención la búsqueda de filmar de otra manera al trepamuros haciendo lo que mejor sabe hacer que es… bueno, trepar muros.

Lo que me jode un poco, y esto que voy a decir es 100% ñoño, es que éste Spider-man no es el Amazing de los comics sino que es bien clarito que estamos viendo al Ultimate. Incluso los villanos bien pueden encajar sin ruido dentro de lo que fue ese universo comiquero (novedoso a principios de siglo, rancio y decadente en la actualidad). En fin, ¿les costaba mucho llamar a estas películas así y no asá?

the-amazing-spiderman-2

*
Un cómic: Antes de que Joshua Hale Fialkov adquiriera algo así como un gallinero propio en el mundo del mainstream yanqui, se juntó con el enfermito de Kody Chamberlain y autopublicaron en 2004  Punks: The Comic, una bizarreada de collage secuencial protagonizada por 4 room-mates (uno con la cabeza de Lincoln, otro con la cabeza de un Bulldog, otro con una cabeza de calavera y otro con un puño por cabeza) que viven peléandose entre ellos y cuando les sobra tiempo combaten seres extraños y multiformes. Luego publicarían un especial de Navidad dentro del ya difunto sub-sitio MTV Geek y la cosa siempre quedó como ese polvo de mamado inconseguible del cual solo existía una preview y un puñado de wallpapers en su sitio oficial.

El comic se va a resetear y a arrancar de cero, con nuevas historias, a partir de octubre por Image, así que para generar un poco de hype los mismos autores subieron un link de Dropbox para que te descargues gratuitamente ese pequeño montículo fumón en forma de páginas para que te hagas la idea de cómo viene la mano. Lo podés leer y/o bajar acá.

nav-lg-1

*
Un Tumblr: ¿Le gusta usted el animé? Creo que no hace falta entonces decirle que esto le gustará mucho.

tumblr_n2m15jUCd21sor8q8o1_1280

Y así concluye la velada. Clonazepam for the masses!

MIEDO Y ASCO EN EL COMICAZO

comicazo

Bueno, muchos me preguntaron “¿qué onda el Comicazo?” con la intención de que soltara la bífida y largara pestes. Pero esta vez decidí que, antes que la cosa se terminara en comentarios de mamado en Facebook, es mejor productivizar esto de algún modo. Así que por un lado particular inauguro esta sección de crónicas a los lugares o eventos a los que voy. Son crónicas personales y 200% subjetivas, no esperen otra cosa. Y por otro lado más general, ojalá que esto sirva como un modesto registro de cómo se desarrollan eventos relacionados a la historieta en este país (aunque estas crónicas no tienen por qué relacionarse necesariamente a estos eventos en el futuro).

Ahí vamos entonces.

Sigue leyendo

John Garcia – John Garcia

650_1000_john-garcia

Y de pronto preguntan los más viejos: ¡Oiga señor! ¿Qué sorcho es el Stoner rock? ¿Tiene algo que ver con Jagger? Bueno, déjeme decirle que no, señor viejo. Una respuesta más o menos básica y como para apartar las moscas de la duda vendría siendo algo así como: sacale a Sabbath toda la sarasa demonológica morfa-murciégalos al pedo y ponele un buen desierto, una ruta y un par de peyotes entre espalda y pecho. Y que se te descosa el cuerito, mami.

Claro, es terminología reduccionista que quizá deje afuera muchas bandas, muchas canciones hermosas y muchos años de idas y vueltas, pero por lo menos sirve como para entender un tercio de una esencia.

El segundo tercio lo podemos destinar a un criterio de ecualización y arreglos sonoros, por qué no. ¿Es discutible esto último? Claro que sí. Pero lo que no podemos discutir es el último tercio: ese señor que responde al nombre de John García, una de las mentes culpables de generar el que probablemente sea uno de los últimos géneros genuinos dentro del rock.

Sigue leyendo

5 PELÍCULAS PARA ENTENDER EL CUELGUE DE ROBIN WILLIAMS

06388-1

Llego tarde con lo de Robin Williams, y en realidad ni siquiera debería andar perdiendo el tiempo con un tipo que siempre me cayó incómodo. Llego tarde quizá porque estoy más preocupado por pagar el alquiler o por la muerte de nenes en la franja de Gaza o porque estoy guionizando o porque realmente, insisto, Robin Williams me cayó incómodo desde que tengo memoria. Pero a la larga es igual, ¿no es cierto? Es todo igual: la muerte extrema, el genocidio, mis ansias de self-made man y el suicidio de un tipo que se hinchó las pelotas. Ya saben, la biblia, el calefón y la concha de tu hermana.

Pero bueno, este es un blog de cultura popular y de repente pintó hablar de este muchacho. Y ojo, después de todo el señor Williams siempre me cayó incómodo porque, en el fondo, cada vez que le prestaba atención pude ver que el tipo era uno de ésos de los que les ves el mambo morbo en la mirilla de sus ojos y por ende no le creés lo que te dicen o lo que hacen (lo que no quita que no sea un buen actor), pero existe cierto halo de que lo leés y la cosa se vuelve morbo per se. Y acá estamos, entonces, rescatando las 5 mejores películas en donde se le ven las costuras a pleno, costuras que si podríamos haber advertido de antemano podríamos haber averiguado por lo menos cómo decirle “che, a vos te pasa algo” (como si eso importara en la decisión final de un tipo a la hora de colgarse).

Veamos qué podemos hacer al respecto:

Sigue leyendo