THE FAKER: Algunas anotaciones acerca de Ty Segall

10858498_684980528287051_4295754740543564322_n

Mi nueva contribución al proyecto Border ya está lista para ser leída en el flamante lanzamiento del tercer número de esta publicación que combina periodismo y cultura general de una manera envidiable.

En esta oportunidad trato de dar un básico pantallazo al mundo de Ty Segall, cuyo disco Manipulator, como bien saben, quedó segundo dentro del listado de 10 discos de Farmacocracia.

En fin, no más preguntas, señor juez. Pasemos al estofado. Pueden leer la revista entera acá abajo (y si tenés problemas para verla desde este post, entonces accedé a este link).

Anuncios

Los 10 discos del 2014

Y así es como se va terminando este año del orto y así es como lidio con él haciendo lo que es una sana costumbre para mí, la de comentarles cuáles fueron, a criterio de la logia secreta farmacocrática del nuevo milenio, los 10 discos que estaría bueno tenerlos en cuenta.

Como siempre ocurre en estos casos, se trata de un listado 100% subjetivo. Y que conste: no son los diez “mejores” del año (ni que fuéramos Pitchfork, tarado), sino que son los discos que salieron este año que más se escucharon en los Laboratorios Farmacocráticos de los Hermanos Hagapito. Es decir que el ránking está ordenado de acuerdo a la cantidad de plays que se le dieron y no (tanto) de acuerdo a su probable calidad. O dicho de otro modo, ¿qué mejor define a un disco sino las ganas de escucharlo cuantas veces sea necesario?

Ahi vamos entonces. Y los ganadores sooooon:

Sigue leyendo

COMPRIMIDOS SEPTIEMBRE 2014

En la dicha de compartir se halla la bondad, decía un mamado mientras meaba a un cura. Acá van algunas cosillas para ver, escuchar y leer con total tranquilidad.

*
Un disco: Los Royal Blood son algo así como el nuevo dúo guitarra-batería, dentro de un nuevo mundo compuesto por incontables dúos guitarra-batería. Es decir, con todo lo bueno y lo malo que este nuevo mundo nos ofrece, el primer disco de estos muchachos se levanta como un pequeñísimo gran disco que no quiere ni intenta ser el disco que rompa en tres pedazos esta década. Ni falta que le hace: diez canciones que apenas superan la media hora, estructuras machacosas y los fantasmas de White Stripes y The Black Keys siempre revoloteando. Palazo y a la bolsa y la patita moviéndose desde el minuto uno. ¿Qué más querés?

RB_AlbumBW_600

Lo podés bajar acá, aunque no me culpes si los links se mueren. Siempre quedan los torrents, bitch.

*
Una serie: Arrancó The Knick y lo hizo con toda. Los tres episodios que vi de momento se pueden sintetizar con los siguientes datos: obsesivo retrato documental cuasiantropológico de lo que era el Hospital Knickerbocker de Nueva York a principios de siglo + Steven Sodebergh filmando cada uno de los episodios + Clive Owen protagonizando al Dr. John Thackery, algo así como el médico hecho mierda definitivo, capaz de dejar al Dr. House como un nene de pecho + música electrónica como banda de sonido (d’enserio, la mezcla es genial) + Cinemax (el hijo bobo de HBO) transmitiéndola, por lo que las dosis de tetas, puteadas y gore (mucho gore) están aseguradas.

theknick

*
Una película (o dos): me puse al día con esa ñoñada efervescente llamada Amazing Spider-man. Sí, ya sé, ya sé, una pérdida de tiempo. Las dos películas son medio bofe y cansan bastante con las mismas estupideces de siempre, pero qué quieren que les diga, Andrew Garfield es un gran Peter Parker (me queda la especulación de pensar qué hubiera pasado si hubiese nacido al menos un par de años antes y hubiera estado en la trilogía de Reimi) y hay que destacar que merece algo de redención la búsqueda de filmar de otra manera al trepamuros haciendo lo que mejor sabe hacer que es… bueno, trepar muros.

Lo que me jode un poco, y esto que voy a decir es 100% ñoño, es que éste Spider-man no es el Amazing de los comics sino que es bien clarito que estamos viendo al Ultimate. Incluso los villanos bien pueden encajar sin ruido dentro de lo que fue ese universo comiquero (novedoso a principios de siglo, rancio y decadente en la actualidad). En fin, ¿les costaba mucho llamar a estas películas así y no asá?

the-amazing-spiderman-2

*
Un cómic: Antes de que Joshua Hale Fialkov adquiriera algo así como un gallinero propio en el mundo del mainstream yanqui, se juntó con el enfermito de Kody Chamberlain y autopublicaron en 2004  Punks: The Comic, una bizarreada de collage secuencial protagonizada por 4 room-mates (uno con la cabeza de Lincoln, otro con la cabeza de un Bulldog, otro con una cabeza de calavera y otro con un puño por cabeza) que viven peléandose entre ellos y cuando les sobra tiempo combaten seres extraños y multiformes. Luego publicarían un especial de Navidad dentro del ya difunto sub-sitio MTV Geek y la cosa siempre quedó como ese polvo de mamado inconseguible del cual solo existía una preview y un puñado de wallpapers en su sitio oficial.

El comic se va a resetear y a arrancar de cero, con nuevas historias, a partir de octubre por Image, así que para generar un poco de hype los mismos autores subieron un link de Dropbox para que te descargues gratuitamente ese pequeño montículo fumón en forma de páginas para que te hagas la idea de cómo viene la mano. Lo podés leer y/o bajar acá.

nav-lg-1

*
Un Tumblr: ¿Le gusta usted el animé? Creo que no hace falta entonces decirle que esto le gustará mucho.

tumblr_n2m15jUCd21sor8q8o1_1280

Y así concluye la velada. Clonazepam for the masses!

John Garcia – John Garcia

650_1000_john-garcia

Y de pronto preguntan los más viejos: ¡Oiga señor! ¿Qué sorcho es el Stoner rock? ¿Tiene algo que ver con Jagger? Bueno, déjeme decirle que no, señor viejo. Una respuesta más o menos básica y como para apartar las moscas de la duda vendría siendo algo así como: sacale a Sabbath toda la sarasa demonológica morfa-murciégalos al pedo y ponele un buen desierto, una ruta y un par de peyotes entre espalda y pecho. Y que se te descosa el cuerito, mami.

Claro, es terminología reduccionista que quizá deje afuera muchas bandas, muchas canciones hermosas y muchos años de idas y vueltas, pero por lo menos sirve como para entender un tercio de una esencia.

El segundo tercio lo podemos destinar a un criterio de ecualización y arreglos sonoros, por qué no. ¿Es discutible esto último? Claro que sí. Pero lo que no podemos discutir es el último tercio: ese señor que responde al nombre de John García, una de las mentes culpables de generar el que probablemente sea uno de los últimos géneros genuinos dentro del rock.

Sigue leyendo

COMPRIMIDOS DE MAYO

Algunas grageas que fueron apareciendo en este mes que se está terminando.

*
Luego de haber visto solo tres capítulos de Those who kill, la nueva serie de A&E que tiene como actriz principal a Chloe Sevigny, llego a la conclusión de que podría ser una buena serie si hubiese sido pensada y producida un par de años antes. Ahora, entre tanto True Detective y tanto Hannibal dando vueltas, la verdad es que ya cansan un poco las actitudes de los personajes con el pasado requeteoscuro y los crímenes atroces con cierto grado de lirismo mórbido. O usando otras palabras, cansa el hecho de que tomen esos elementos y no hagan más nada excepto intentar seguirle la corriente a otras series mejor pensadas y ejecutadas, como las dos primeras antes mencionadas.

De todas maneras, un mensaje para Chloe: dejate de joder y terminá Hit & Miss, que la primer temporada quedó más abierta que las piernas de Graciela Alfano en la dictadura.

those_who_kill_2014_s01e01

———oOo———

*
Snowpiercer es una gran película. Es simple, directa, va al grano, está perfectamente diseñada y muy bien actuada. Me animaría a decir que está destinada a convertirse en la nueva película de ciencia-ficción de culto de esta década. Pero bueno, este tipo de cosas no hay que decirlas tan precipitadamente ni a tontas ni a locas, tampoco hace falta ser tan pomposo. Así que de momento recomendemos dos cosas: 1) mirar la película, y 2) leer este fabuloso post desde Factor Crítico, que compara esta película con ese bodrio medio infame llamado Noé.

Una puntita de la película en forma de trailer:

———oOo———

*
Si Matt Fraction no es uno de los mejores guionistas que están en activo dentro del gran caos que significa el mercado yanqui de comics, por lo menos es uno de los más imaginativos y prolíficos. Sex Criminals, una de las últimas cosas que está haciendo para Image con Chip Zdarsky dibujándola, no solo parte de una premisa irresistible (básicamente trata de una pareja que, cada vez que tienen sexo detienen el tiempo, cosa que les viene muy útil para robar bancos), sino que propone una mirada al sexo en la adolescencia que es honesta, graciosa y muy crítica al mismo tiempo.

Ya escribiré más profundamente acerca de Matt Fraction. Mientras tanto, pueden descargarse el número uno traducido al castellano, cortesía de los amigos de How to Arsenio Lupin.

sexcriminals-covers-1

———oOo———

*
Si el RPG de The Wire realmente existiera, Final Fantasy quedaría como un Pac-Man de cuarta.

(Nota: tengo en mi carpeta de notas futuras una especie de mega-dossier acerca de esta serie, mi preferida de todos los tiempos. Ya veré cómo hago para postearla, pero es más que probable que la divida en partes ya que es muy larga)

———oOo———

*
¿Querés un disco? Te doy uno y una canción.

El disco: Refractory Obdurate, de Wovenhand. Nuestro predicador loco, David Eugene Edwards, se pone violento y macarra en una especie de oda apocalíptico-religiosa, como es su costumbre, pero virando para pespuntes metaleros (y esa sí que no es su costumbre). Es un disco que está provocando que los que siguen la carrera de D.E.E. desde el principio y gustan de los climas gothic-folk se agarren a piñas con los que encontraron en los últimos discos a un muchacho que no para de explorar cosas. A mi me gustan ambos costados, así que supongo que estoy recibiendo tortazos por todas partes.

woven

Lo podés bajar acá, aunque no me culpes si los links se mueren.

La canción: lo nuevo de Ty Segall, el jovenzuelo más anfetoso de estos últimos años. Feel es un single de algo que todavía no se sabe cuándo va a salir, pero que ya mismo me está dejando todo el departamento lleno de baba por la espera.

Dulces sueños de Rivotril para todos.

5 RAZONES PARA ESCUCHAR INDIE CINDY, DE PIXIES

indiecindy

Vamos, cantemos todos: ¡mis viejos Pixies ya no son lo que eran, ya no son lo que eran!

Los Pixies volvieron a tocar juntos en el 2004 proclamando que volvían porque les hacía falta plata. Y bueno, ante semejante muestra de honestidad, casi todos los que escuchamos Pixies desde mozalbetes dijimos “y a mí que me importa, ¡tocate Velouria, gordo!”. Hasta ahí todo bien, yo que sé. La horneada de discos en vivo y los múltiples documentales o DVDs de sus recitales daban muestras que a los tipos no se les movía un pelo… pero lo que no nos dábamos cuenta era que no se les movía un pelo porque, a excepción de Kim Deal, ¡todos los demás se quedaron pelados!

En fin, pasaron los años y de repente ¡chaf! sacan un disco. Con canciones nuevas. Sin Kim Deal. Primero lo hicieron sacando el single Bagboy y más luego sacaron tres EPs y las canciones de esos registros conforman Indie Cindy, su primer disco de estudio desde Trompe Le Monde, de 1991.

Y qué quieren que les diga: es como si los creadores de El Auto Fantástico volvieran a hacer la serie con el mismo auto y con David Hasselhoff aún en el rol principal. Sí, es un monumento a la nostalgia. Seguro, todo está en su lugar. Pero ni el auto es supermoderno ni al viejo David le entra la chaqueta negra como antaño. Yo no sé si hacía falta que los Pixies hayan abierto el bar y ofrecido sus cervezas. Te comprás una y si bien está rica no está muy fresca que digamos. Entonces te queda la duda de si la birra estaba rica por motu propio o porque vos estabas sediento.

Pero de todas maneras encontré 5 rasgos que hacen que, a pesar de todo, Indie Cindy valga la pena. Veamos cuáles son.

Sigue leyendo