5 PELÍCULAS PARA ENTENDER EL CUELGUE DE ROBIN WILLIAMS

06388-1

Llego tarde con lo de Robin Williams, y en realidad ni siquiera debería andar perdiendo el tiempo con un tipo que siempre me cayó incómodo. Llego tarde quizá porque estoy más preocupado por pagar el alquiler o por la muerte de nenes en la franja de Gaza o porque estoy guionizando o porque realmente, insisto, Robin Williams me cayó incómodo desde que tengo memoria. Pero a la larga es igual, ¿no es cierto? Es todo igual: la muerte extrema, el genocidio, mis ansias de self-made man y el suicidio de un tipo que se hinchó las pelotas. Ya saben, la biblia, el calefón y la concha de tu hermana.

Pero bueno, este es un blog de cultura popular y de repente pintó hablar de este muchacho. Y ojo, después de todo el señor Williams siempre me cayó incómodo porque, en el fondo, cada vez que le prestaba atención pude ver que el tipo era uno de ésos de los que les ves el mambo morbo en la mirilla de sus ojos y por ende no le creés lo que te dicen o lo que hacen (lo que no quita que no sea un buen actor), pero existe cierto halo de que lo leés y la cosa se vuelve morbo per se. Y acá estamos, entonces, rescatando las 5 mejores películas en donde se le ven las costuras a pleno, costuras que si podríamos haber advertido de antemano podríamos haber averiguado por lo menos cómo decirle “che, a vos te pasa algo” (como si eso importara en la decisión final de un tipo a la hora de colgarse).

Veamos qué podemos hacer al respecto:

Sigue leyendo

Anuncios